Reproducción sexual

Una de las dos formas de reproducción que realizan los seres vivos.

¿Qué es la reproducción sexual?

La reproducción sexual es una de las dos formas de reproducción que realizan los seres vivos.

Esta reproducción se da a través del proceso de fecundación, donde participan dos individuos de distinto sexo que producen gametas (células sexuales), las cuales se unen y originan un huevo o cigoto, que es el nuevo individuo.

Debido al proceso de fecundación, el nuevo individuo posee una combinación de la información genética de sus padres o progenitores. Por lo tanto, no es idéntico a ninguno de ellos.

Proceso de la reproducción sexual

Para que dos individuos se reproduzcan sexualmente deben producir gametas, células sexuales que se generan en las gónadas por medio de la meiosis.

La meiosis es un proceso de división celular en el cual la información genética se reduce a la mitad. De esta manera, las gametas resultantes del proceso contienen la mitad de los cromosomas que tendrá el individuo.

Cuando dos individuos de la misma especie se reproducen sexualmente, las gametas masculina y femenina se ponen en contacto y ocurre la fecundación. El material genético de cada progenitor se combina, motivo por el cual el nuevo individuo será un ser único. Esta cualidad aporta variabilidad genética a la población, ya que todos sus miembros son diferentes entre sí.

También puede ocurrir que un mismo individuo produzca los dos tipos de gametas, tal como ocurre en algunas plantas y caracoles. Estos organismos se consideran hermafroditas y su fecundación puede producirse entre dos gametas del mismo individuo, proceso que se denomina autofecundación.

De todos modos, lo más usual es que se fecunden gametas de distintos individuos, es decir que ocurra una fecundación cruzada.

Tipos de reproducción sexual

En la reproducción sexual intervienen dos gametas o células sexuales. De acuerdo con las características de dichas gametas se distinguen dos tipos de reproducción sexual: isogámica y anisogámica. 

Reproducción sexual isogámica

En este tipo de reproducción, la morfología de las gametas masculinas y femeninas es idéntica, por lo cual su tamaño y estructura son iguales y no pueden diferenciarse como femenina o masculina.

Generalmente, en estos casos se utilizan los símbolos «+» y ««, según el comportamiento que presente cada gameta. La reproducción isogámica suele ocurrir en organismos unicelulares, tales como algunos protozoos y hongos.

Reproducción sexual anisogámica

Este tipo de reproducción es la más frecuente en los seres vivos, ya que presenta una importante diferencia entre la morfología de las células sexuales.

Un tipo particular de reproducción anisogámica es la oogamia. Allí la gameta femenina presenta un gran tamaño y es inmóvil, mientras que la masculina es pequeña y móvil. Estas gametas se conocen como óvulo y espermatozoide, respectivamente.

Diferencias entre reproducción sexual y asexual

A diferencia de lo que ocurre en la reproducción sexual, para que un organismo se reproduzca asexualmente no se requieren dos individuos ni la unión de gametas, ya que los descendientes se originan a partir de un único progenitor, comparten la misma información genética y, por lo tanto, son idénticos entre sí.

En comparación, la reproducción asexual es más rápida que la sexual y conlleva un menor gasto de energía para el individuo progenitor. Sin embargo, presenta algunas desventajas, tal como la falta de variabilidad genética en su población.

La variabilidad genética de los miembros permite que, frente a un cambio ambiental, no todos los individuos se vean afectados de la misma manera, lo cual favorece la evolución de la especie. Esto no ocurre en las especies que se reproducen asexualmente, ya que un cambio en el ambiente afectará por igual a todos los individuos que sean idénticos entre sí.

Citar contenido:
Reproducción sexual (2020). Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/reproduccion-sexual/).