Reproducción asexual

Una de las dos formas de reproducción de los seres vivos.

¿Qué es la reproducción asexual?

La reproducción asexual es una de las dos formas de reproducción de los seres vivos.

Durante la reproducción asexual, es un único individuo el que participa, por lo tanto este proceso no presenta intercambio ni combinación de información genética entre distintos sexos, tal como ocurre en la reproducción sexual.

Así, esta forma de reproducción origina uno o más descendientes que son idénticos entre sí y a su progenitor. Por lo general se da en organismos unicelulares (bacterias, protozoos y algas), en algunos hongos, determinadas plantas y en animales sencillos, tales como esponjas, estrellas de mar, gusanos, medusas, entre otros.

Algunos de estos seres vivos solo se reproducen asexualmente. Otros, en cambio, pueden alternar las dos formas de reproducción a lo largo de su vida.

Características de la reproducción asexual

A continuación se destacan las principales características de la reproducción asexual:

  • Participa un único progenitor que da origen a su descendencia.
  • El material genético de los descendientes es idéntico al del progenitor.
  • No intervienen células sexuales (gametas) ni hay fecundación.
  • Permite dar origen a una gran cantidad individuos nuevos en un corto período de tiempo.

Tipos de reproducción asexual

Existen diferentes tipos de reproducción asexual, es decir, diversas maneras en las que un individuo origina uno o más descendientes. Entre ellas se encuentran la fisión binaria, gemación, esporulación, fragmentación y partenogénesis.

Fisión binaria

La fisión binaria o bipartición ocurre en la mayoría de las bacterias y en algunas algas microscópicas. En estos individuos unicelulares se duplica el material genético y luego se divide el microorganismo en dos células hijas iguales.

Gemación

La gemación ocurre en las levaduras, algunas plantas y animales sencillos, por ejemplo, en los poríferos y los cnidarios. Con este tipo de reproducción se originan en el individuo progenitor yemas o «brotes» que comienzan a crecer por mitosis. Luego, estas se desprenden y forman nuevos individuos, los cuales en algunas ocasiones quedan adheridos y originan una colonia.

Esporulación

La esporulación ocurre en los hongos, tales como los mohos, y en algunas plantas y bacterias. Dentro de estos individuos se forman esporas, estructuras de resistencia que cuando se liberan, dan origen a nuevos individuos.

Generalmente, la esporulación sucede en condiciones ambientales adversas.

Fragmentación

La fragmentación ocurre en algunos animales, como en estrellas de mar y planarias, y consiste en que a partir de un fragmento aislado de un organismo, tal como el brazo de una estrella, se origina un nuevo individuo. Esto puede suceder cuando el individuo progenitor es atacado, o puede ser intencional, frente a un ambiente adverso.

Partenogénesis

La partenogénesis es un caso particular que ocurre en algunas plantas y animales que presentan células sexuales. Estas,  en determinadas condiciones, pueden originar un nuevo individuo sin haber sido fecundadas. No obstante, no suele considerarse como un tipo de reproducción asexual.

Ventajas y desventajas de la reproducción asexual

La reproducción asexual presenta ciertas ventajas para las especies. En principio, les permite reproducirse rápido y originar un gran número de individuos en poco tiempo, lo cual favorece la supervivencia de las especies en condiciones de riesgo o su expansión, cuando colonizan un ambiente.

Por otro lado, la reproducción asexual implica un gasto mínimo de energía para los individuos, ya que estos no deben producir células sexuales ni buscar pareja para aparearse y copular.

Sin embargo, esta forma de reproducción también presenta algunas desventajas, entre ellas que los descendientes son todos idénticos entre sí, por lo que hay muy poca variabilidad genética en las poblaciones. De esta manera, las poblaciones evolucionan lentamente, y frente a un cambio brusco en el ambiente, es probable que todos sus individuos mueran.

Esto ocurre porque, al no haber variabilidad genética, todos los individuos de una población son afectados por igual. En cambio, cuando existe variabilidad y debido a la selección natural, algunos se adaptan mejor que otros a las nuevas condiciones y pueden sobrevivir.

Diferencias entre reproducción asexual y sexual

Una de las principales diferencias entre los dos tipos de reproducción es el número de progenitores.

Mientras que en la reproducción asexual hay un solo progenitor, en la sexual son dos individuos de distintos sexo que deben aparearse y copular, y que por lo tanto destinan una gran parte de su energía a la reproducción.

Cuando dos individuos copulan, hay un intercambio de material genético, por lo que el nuevo individuo obtiene una combinación de los genes de ambos progenitores. Esto no ocurre en los organismos que se reproducen asexualmente, ya que le transfieren una copia genética idéntica a sus descendientes.

Así, cuando los descendientes se originan asexualmente, son idénticos a su progenitor, mientras que si se originan sexualmente, son parecidos a ambos progenitores debido a la combinación del material genético.

Ejemplos de reproducción asexual

Existen muchos seres vivos que se reproducen asexualmente. A continuación se exponen algunos ejemplos:

  • La mayoría de las bacterias se reproducen por bipartición, por lo que se generan colonias bacterianas en muy poco tiempo.
  • Las algas pueden reproducirse por medio de la esporulación, la bipartición y, en el caso de las algas pluricelulares, la fragmentación.
  • Las levaduras son hongos unicelulares que se reproducen por gemación. Sus yemas crecen hasta separarse de la célula madre.
  • Las hidras son cnidarios que se reproducen por gemación. En muchos casos, los nuevos individuos quedan adheridos al progenitor.
  • Las planarias son gusanos planos que pueden reproducirse por fragmentación de su cuerpo. No obstante, también se reproducen de manera sexual.
  • Las estrellas de mar pueden originarse a partir de un brazo que fue fragmentado, pero también pueden reproducirse sexualmente.
  • Los helechos y los musgos producen esporas que dan origen a nuevos individuos; sin embargo, combinan la esporulación con ciclos de reproducción sexual.
  • La planta de la frutilla desarrolla estolones, tallos que crecen horizontalmente por encima de la tierra, y de sus yemas se originan nuevos individuos.
  • El jengibre es un rizoma, un tallo que crece horizontalmente por debajo de la tierra, el cual posee yemas de las que se originan nuevos individuos.
  • La papa es un tubérculo, un tallo corto y subterráneo que almacena sustancias y tiene yemas. Si se separa de la planta, este puede originar un nuevo individuo.
Citar contenido:
Reproducción asexual (2020). Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/reproduccion-asexual/).