Icono de diálogo

Poríferos

Grupo o filo de animales invertebrados más conocidos como esponjas.

¿Qué son los poríferos?

Los poríferos son un grupo o filo de animales invertebrados más conocidos como esponjas. El nombre del filo hace referencia al cuerpo de estos animales, que está perforado por pequeños poros a través de los que pasa el agua y las partículas de alimento en suspensión. Es por eso que las esponjas se consideran filtros de agua.

Antiguamente se clasificaba a los poríferos dentro del reino vegetal por ser sésiles. Recién en 1765 se observaron las corrientes de agua que se producían en el interior de las esponjas, lo que llevó a reconocerlas como animales.

Dentro del reino animal, los poríferos se agrupan en el subreino de los parazoos para diferenciarlos del resto de los animales o eumetazoos. Si bien las esponjas son animales pluricelulares, su organización, su desarrollo embrionario y el origen de sus capas celulares son completamente diferentes al de los eumetazoos.

Características de los poríferos

Los poríferos presentan las siguientes características principales:

  • Son los animales pluricelulares más simples y primitivos.
  • Son sésiles y viven adheridos a rocas, conchas, maderas sumergidas o corales.
  • Viven principalmente en el mar, en aguas poco profundas, aunque existen 150 especies que son de agua dulce.
  • Tienen un nivel de organización celular, donde cada célula funciona con gran independencia y, por lo tanto, no se considera que formen tejidos verdaderos.
  • Generalmente tienen un cuerpo irregular y un tamaño variable que va desde unos pocos centímetros hasta un metro de altura y de diámetro.

Estructura y partes de los poríferos

Los poríferos tienen una estructura corporal única construida en torno a un sistema de canales de agua. La superficie de las esponjas está perforada por pequeños poros, llamados ostiolos, que desembocan en la cavidad interior o atrio. El atrio se abre al exterior por el ósculo, que está ubicado en el extremo superior de esa cavidad. El agua ingresa constantemente a través de los ostiolos, llega al atrio y sale por el ósculo.

En el cuerpo de las esponjas se reconocen tres sectores: el pinacodermo, que conforma la superficie externa de la esponja; el mesohilo, que es la capa intermedia; y el coanodermo, que tapiza el atrio:

  • El pinacodermo está formado por células aplanadas denominadas pinacocitos, que son capaces de segregar el material que fija la esponja al sustrato. A lo largo del pinacodermo se encuentran los ostiolos. Cada uno está formado por una célula con forma de anillo llamada porocito, que se extiende desde la superficie hasta el atrio y, al relajarse y contraerse, permite la apertura y el cierre del poro.
  • El mesohilo es una matriz gelatinosa formada por proteínas y amebocitos que cumplen diferentes funciones, como la digestión. El mesohilo también contiene al esqueleto de la esponja, cuya función es dar soporte a las células vivas. Este consta de espículas de distintas formas y composición, que pueden atravesar el pinacodermo.
  • El coanodermo está formado por una capa de células, llamadas coanocitos, que se encargan de obtener el alimento. Cada coanocito tiene un flagelo que se proyecta dentro del atrio y cuyo movimiento genera una corriente de agua a través de la esponja. Esta estructura es más compleja en muchos poríferos de gran tamaño que tienen la pared corporal plegada. En ellos el atrio se reduce y se forman canales o cámaras flageladas (tapizadas por los coanocitos), lo cual implica una mayor superficie de obtención de las partículas alimenticias.

Tipos de poríferos

Existen alrededor de 9.000 especies de poríferos, que se clasifican en tres clases según su estructura esquelética:

  • Clase Calcárea o Calcispongiae: conocidas como esponjas calcáreas. Su esqueleto está formado por espículas individuales de carbonato de calcio.
  • Clase Hexactinellida o Hyalospongiae: conocidas como esponjas vítreas. Su esqueleto está formado por espículas de sílice fusionadas en un retículo continuo.
  • Clase Demospongiae: comprende al 90 % de las esponjas. Su esqueleto está formado por espículas no fusionadas que pueden ser de sílice o de espongina, una proteína semejante al colágeno.

Reproducción de los poríferos

Los poríferos se reproducen tanto de manera sexual como asexual. La reproducción asexual puede ocurrir por fragmentación, donde una parte del cuerpo se separa y da origen a un nuevo individuo, o por gemulación. En este proceso, parecido a la gemación, se forma un agregado de células llamado gémula que está protegida por una cápsula protectora. De esta manera soporta condiciones ambientales adversas y, cuando las condiciones son óptimas, da lugar a un nuevo individuo.

La mayoría de las esponjas son hermafroditas, lo cual es ventajoso en animales sésiles donde no es posible la búsqueda de la pareja. Los coanocitos producen espermatozoides, que son transportados al exterior por las corrientes de agua. Asimismo, las corrientes inhalantes de otras esponjas hacen que ingresen los espermatozoides y lleguen al atrio. Allí, los coanocitos engloban a estas gametas y las transportan hasta los óvulos que, generalmente, se forman en el mesohilo.

La fecundación se produce de manera interna y, generalmente, el embrión se desarrolla dentro de la esponja progenitora hasta que llega a la fase larvaria. La larva flagelada es capaz de nadar libremente hasta fijarse a un sitio apropiado. A partir de ese momento, comienza a desarrollarse como esponja adulta.

Alimentación de los poríferos

Los poríferos son animales heterótrofos, aunque algunos establecen una relación simbiótica con organismos fotosintéticos. Se alimentan de las partículas orgánicas en suspensión y organismos planctónicos (como bacterias y dinoflagelados) presentes en el agua que bombean. Los coanocitos son los encargados de capturar el alimento y fagocitarlo. Una vez dentro, los coanocitos transfieren el alimento a los amebocitos, que realizan una digestión intracelular.

Ejemplos de poríferos

Algunos ejemplos de poríferos son:

Esponjas calcáreas Leucosolenia variabilis.
Sycon ciliatum.
Esponjas vítreas Aphrocallistes vastus.
Pheronema carpenteri.
Euplectella aspergillum.
Demosponjas Aplysina archeri.
Agelas oroides.
Acarnus erithacus.
Spongia officinalis.
Bibliografía:
  • Curtis, H. et al. Biología. (7a ed.) Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana. 2008.
  • Hickman, C. P., Roberts, L. S. & Parson, A. Principios integrales de zoología. (10ª ed.) Madrid: McGraw-Hill / Interamericana de España. 2000.
  • Ruppert, E. E. & Barnes, R. D. Zoología de los invertebrados. (6ª ed.) México: McGraw-Hill / Interamericana Editores. 1996.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2021). Poríferos. Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/poriferos/).