Icono de diálogo

Organismos unicelulares

Organismos formados por una única célula.

¿Qué son los organismos unicelulares?

Los organismos unicelulares son aquellos que están formados por una única célula, la cual se encarga de realizar todas las funciones vitales del organismo. Estos seres vivos pueden ser solitarios o formar colonias, en las que suele haber un principio de separación de funciones (nutricional, reproductiva y defensiva). A pesar de ello, cada célula mantiene su independencia.

Todas las bacterias del reino Monera (hoy en desuso), los protozoos y las algas unicelulares del reino Protista, y las levaduras del reino Fungi son organismos unicelulares. A pesar de que todos estos seres vivos son microscópicos, difieren en su tamaño según el tipo de célula que los compone. Los protistas y los hongos unicelulares están formados por células eucariotas que son más grandes y complejas que las células procariotas de las bacterias.

Características de los organismos unicelulares

A pesar de diferenciarse en el tipo de célula, la forma de alimentación y de reproducción, entre otras cosas, los organismos unicelulares comparten las siguientes características:

  • Son los seres vivos más pequeños y, dado que los seres humanos no pueden observarlos a simple vista, se dice que son microscópicos.
  • Están formados por una única célula, por lo que alcanzan el nivel de organización celular o, en algunos casos, colonial.
  • Se mueven por medio de cilios y flagelos que se encuentran en la superficie de su membrana plasmática.
  • Realizan todos los intercambios con el medio externo a través de la membrana plasmática, ya sea por difusión o por transporte activo.
  • Son ubicuos y habitan sitios con condiciones extremas de temperatura, salinidad, radiación o acidez que no han sido colonizados por seres pluricelulares.
  • Son organismos primitivos en comparación con los pluricelulares.

Organismos unicelulares y pluricelulares

Los organismos unicelulares y pluricelulares comparten aquellas características que son comunes a todos los seres vivos: intercambian materia y energía con el medio que los rodea, se nutren y se reproducen. Estas son consideradas funciones vitales de los seres vivos. Además, todos los seres vivos están formados por células, que se consideran la mínima unidad de vida. Y, por consiguiente, todos estos organismos tienen material genético.

La principal diferencia entre los organismos unicelulares y pluricelulares es la cantidad de células que los componen y el tamaño: si bien hay organismos pluricelulares de pocas células que se consideran microscópicos, su tamaño es mayor al de los seres unicelulares. En cuanto al tipo de célula, todos los organismos pluricelulares son eucariotas mientras que los unicelulares pueden ser eucariotas o procariotas, siendo estos últimos los más abundantes.

En la mayoría de los organismos pluricelulares, las células se organizan y forman tejidos, órganos y sistemas de órganos. A medida que aumenta el nivel de organización, suele haber una diferenciación celular y una división de las tareas, y las células dejan de ser independientes ya que no podrían sobrevivir aisladas del tejido u órgano que forman. En cambio, los organismos unicelulares solo alcanzan el nivel de organización celular por estar compuestos por una sola célula. Esta mantiene su independencia aun cuando forma parte de una colonia.

Alimentación de las organismos unicelulares

Además del tamaño y el tipo de célula, los organismos unicelulares se diferencian por las estrategias de alimentación y de reproducción. Hay organismos unicelulares autótrofos que realizan procesos de fotosíntesis, como las cianobacterias y las algas, o de quimiosíntesis, como las bacterias del azufre.

También hay organismos unicelulares heterótrofos: algunos fagocitan y digieren el alimento dentro de la célula, como los paramecios y las amebas; otros son parásitos y se alimentan de los nutrientes del organismo hospedador, como el Trypanosoma cruzi, la Leishmania spp. y las bacterias que causan distintas enfermedades; y otros descomponen la materia orgánica, como los hongos microscópicos.

Reproducción de los organismos unicelulares

En cuanto a la reproducción, la mayoría de los organismos unicelulares se reproducen asexualmente a través de distintos mecanismos: fisión binaria, en protozoos y algunas algas y bacterias; esporulación, en algunos hongos y bacterias; y gemación, en levaduras.

Además de estos mecanismos asexuales, algunas bacterias y algas presentan una reproducción parasexual llamada conjugación. En estos organismos hay una transferencia del material genético de una célula a otra y una posterior combinación de este. Por lo tanto, los nuevos individuos que se originan tienen una información genética diferente a la de cada «progenitor».

Ejemplos de organismos unicelulares

A continuación se listan ejemplos de algunos organismos unicelulares:

Bacterias Cianobacterias como Anabaena spp. – Spirulina spp.
Helycobacter pylori (bacteria que afecta el estómago).
Salmonella typhi (bacteria que causa fiebre tifoidea).
Rhizobium radiobacter (bacteria que causa agallas en los vegetales).
Thermus aquaticus (bacteria termófila).
Algas Dinoflagelados como Azadinium spinosum.
Euglenas como Euglena viridis.
Diatomeas como Biddulphia reticulata.
Protozoos Amebas como Amoeba proteus.
Paramecio como Paramecium caudatum.
Vorticella spp.
Levaduras Saccharomyces cerevisiae (levadura de cerveza).
Candida albicans (responsable de la candidiasis).
Bibliografía:
  • Curtis, H. et al. Biología. (7a ed.) Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana. 2008.
  • Serrano, A. E. et al. Ronda de ciencias 5. Bonaerense. Buenos Aires: Editorial Mandioca. 2019.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2021). Organismos unicelulares. Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/organismos-unicelulares/).