Organismos productores

Seres vivos que elaboran su propio alimento.

¿Qué son los organismos productores?

Los organismos productores son todos aquellos seres vivos que elaboran su propio alimento a partir de sustancias inorgánicas y energía. Estos son denominados autótrofos, del griego autotrophos que significa «que se alimenta por sí mismo«.

Los autótrofos fabrican su propia materia orgánica a partir de diferentes sustancias sencillas, como el dióxido de carbono (CO2). Mediante este gas, todos los autótrofos elaboran azúcares que almacenan y utilizan como «combustible» para realizar sus funciones vitales. Por ejemplo, la glucosa es uno de los azúcares sencillos que suelen producir.

Para ello, estos organismos también necesitan absorber energía y otros compuestos sencillos del medio que los rodea. Se pueden diferenciar dos tipos de organismos productores: los fotoautótrofos, que adquieren la energía de la luz, y los quimioautótrofos, que la obtienen de reacciones químicas que oxidan compuestos inorgánicos.

A su vez, estos organismos productores sirven como alimento para algunos organismos consumidores que, al no poder elaborar su propio alimento, deben obtenerlo mediante otros organismos.

Fotografía de una planta

Las plantas son consideradas organismos productores.

Tipos de organismos productores

Según su fuente de energía y qué sustancias inorgánicas utilizan (además del dióxido de carbono), los organismos productores se clasifican en fotoautótrofos y quimioautótrofos.

Fotoautótrofos

Los organismos productores fotoautótrofos obtienen la energía de la luz, la cual puede provenir del sol o de una fuente artificial. Estos seres vivos poseen pigmentos especiales para poder absorberla. Las cianobacterias, las algas y las plantas son organismos fotoautótrofos.

Muchos de ellos son de color verde debido a la clorofila, pigmento por el cual captan la energía lumínica. Sin embargo, existen también algas rojas y pardas que tienen otros pigmentos y son capaces de aprovechar la luz que llega a distintas profundidades.

Los organismos fotoautótrofos elaboran su materia orgánica por medio de la fotosíntesis. A través de este proceso transforman el dióxido de carbono y el agua en glucosa y oxígeno.

De todos modos, hay algunas bacterias que en lugar de utilizar agua incorporan compuestos con azufre. En este caso, el proceso de fotosíntesis no genera oxígeno.

Quimioautótrofos

Los organismos productores quimioautótrofos obtienen la energía por oxidación de distintas sustancias inorgánicas, como compuestos con nitrógeno, azufre o hierro. La oxidación de estos compuestos genera una reacción química que libera energía y ocurre cuando hay oxígeno.

Un ejemplo de estos productores son las bacterias nitrificantes que habitan en el suelo y obtienen su energía al degradar el amoníaco a nitratos, lo que contribuye con la fertilidad del suelo. Otras bacterias quimioautótrofas habitan en ambientes ácidos, en suelos húmedos o en ambientes acuáticos.

Aunque difiere la fuente de energía, estos organismos también elaboran su materia orgánica a partir del dióxido de carbono, tal como los fotoautótrofos.

Importancia de los organismos productores

Todos los organismos productores ocupan el primer nivel de las cadenas tróficas. Su importancia radica en que son los únicos seres vivos capaces de elaborar materia orgánica a partir de sustancias inorgánicas que hay en el ambiente. Y, a su vez, esta materia orgánica constituye el alimento de los siguientes niveles tróficos.

Durante este proceso, los productores almacenan la energía que proviene de la luz o la oxidación dentro de la materia orgánica como energía química, la cual podrá ser aprovechada por los organismos consumidores cuando se alimenten. Este proceso conforma la productividad de un ecosistema.

Los organismos autótrofos capturan el dióxido de carbono que se encuentra en el aire o disuelto en el agua. Este compuesto es uno de los gases de efecto invernadero, por lo que su absorción contrarresta, en alguna medida, su acumulación en la atmósfera.

La oxidación de distintas sustancias inorgánicas, producida por las bacterias quimioautótrofas, generan compuestos sencillos que contienen, por ejemplo, nitrógeno, hierro y azufre. Estos son absorbidos por algas y plantas, y son utilizados para formar las estructuras celulares y desarrollar sus funciones. De esta manera, contribuyen con el reciclado de la materia.

Ejemplos de organismos productores

Dentro del grupo de los organismos productores se incluyen organismos muy diversos. A continuación se exponen algunos ejemplos:

  • Bacterias nitrificantes que transforman el amoníaco en nitrito y nitrato. Estos fertilizan el suelo y pueden ser incorporados a través de las raíces de las plantas.
  • Bacterias que transforman sulfuros en sulfato. Estas viven en ambientes ácidos con aguas residuales o en el fango.
  • Bacterias que transforman el metano en dióxido de carbono. Estas evitan que aquel gas producido en los fondos oceánicos salga a la atmósfera y se incremente el efecto invernadero.
  • Cianobacterias que forman parte del fitoplancton. Por ejemplo, las del género Spirulina que se usan con fines medicinales y alimenticios.
  • Algas microscópicas que forman parte del fitoplancton. Por ejemplo, las diatomeas y los dinoflagelados.
  • Algas macroscópicas verdes que forman parte de las clorofitas. Por ejemplo, la lechuga de mar (Ulva lactuca) que es comestible.
  • Plantas acuáticas sumergidas. Por ejemplo, la elodea.
  • Plantas acuáticas flotantes. Por ejemplo, el irupé y el camalote.
  • Plantas acuáticas palustres. Por ejemplo, la totora y el junco.
  • Plantas terrestres que viven en zonas húmedas. Por ejemplo, los musgos y los helechos.
  • Plantas herbáceas, arbustos y árboles.
Citar contenido:
Organismos productores. Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/organismos-productores/).