Organismos heterótrofos

Seres vivos que adquieren su alimento a partir de otros organismos.

¿Qué son los organismos heterótrofos?

Los organismos heterótrofos son seres vivos que adquieren su alimento a partir de otros organismos, ya que a diferencia de los autótrofos, no pueden elaborar su propia materia orgánica desde sustancias inorgánicas y la energía del ambiente.

De esta manera, los heterótrofos incorporan la materia y energía necesarias para el funcionamiento de su cuerpo al alimentarse. Luego, durante el proceso de nutrición, transforman el alimento en pequeños nutrientes que ingresan en sus células.

Algunos de estos nutrientes, como la glucosa, son utilizados en metabolismos que generan energía útil para el organismo. Otros, como los aminoácidos, se emplean como sustratos para sintetizar nuevas moléculas, tal como determinadas proteínas de un ser vivo.

Los heterótrofos se encuentran en todos los niveles tróficos de una cadena, a excepción del primero, que está ocupado por organismos autótrofos. Según el ser vivo del que se alimenten, los heterótrofos se agrupan en los distintos niveles o eslabones de una cadena trófica.

Por ejemplo, aquellos que consumen vegetales se encuentran en el segundo nivel trófico y se denominan consumidores primarios. En cambio, aquellos que se alimentan de organismos herbívoros se encuentran en el tercer nivel trófico y se denominan consumidores secundarios.

Clasificación de organismos heterótrofos

De acuerdo con su alimentación, los organismos heterótrofos son herbívoros, carnívoros, omnívoros o soprófagos. 

Herbívoros

Los herbívoros son seres vivos que se alimentan de organismos autótrofos: cianobacterias, algas, plantas o bacterias quimiosintéticas. Algunos lo hacen filtrando el agua con estructuras especiales en su boca, como laminillas. Otros pastorean las zonas con algas o vegetales, o seleccionan determinadas partes, como tallos, frutos o semillas.

Dentro de las cadenas tróficas, los herbívoros ocupan el segundo nivel trófico como consumidores primarios. De ellos depende que la materia orgánica producida por los autótrofos fluya hacia los niveles superiores.

Carnívoros

Los carnívoros son seres vivos que se alimentan de otros heterótrofos, ya sean herbívoros o carnívoros. La mayoría de estos tiene un comportamiento predatorio, a través del cual cazan animales vivos, por lo general de un tamaño más chico que el propio.

Dentro de las cadenas tróficas, los carnívoros que se alimentan de herbívoros ocupan el tercer nivel trófico, como consumidores terciarios. En cambio, los carnívoros que se alimentan de otros carnívoros ocupan el cuarto nivel trófico, como consumidores cuaternarios.

Omnívoros

Los omnívoros son seres vivos que se alimentan tanto de seres autótrofos como de heterótrofos. Es decir que tienen una alimentación variada y, por lo general, consumen los alimentos según su disponibilidad en el ambiente.

Dentro de las cadenas tróficas, no se los suele ubicar en ningún nivel en particular, ya que pueden consumir organismos que se ubican en el primero, en el segundo o en el tercer nivel trófico.

Saprófagos

Los saprófagos son seres vivos que se alimentan de los restos de otros organismos: excrementos, cadáveres de animales, partes muertas de vegetales, exoesqueletos de invertebrados, etc. Al descomponer estos restos, transforman la materia orgánica en sustancias más sencillas que pueden absorber.

En el contexto de las cadenas tróficas, se los conoce como descomponedores. No se los suele ubicar en ningún nivel en particular debido a que descomponen la materia que proviene del resto de los niveles tróficos.

Ejemplos de los organismos heterótrofos

Todos los animales, ya sean vertebrados o invertebrados, hongos, protistas o bacterias, son organismos heterótrofos. Por lo tanto, se reconoce una gran diversidad de seres vivos dentro de este grupo. A continuación se exponen algunos ejemplos:

  • Bacterias heterótrofas: la mayoría de los organismos procariotas son heterótrofos y se alimentan al descomponer o degradar distintas sustancias que se encuentran en el ambiente o en el interior de los organismos. Algunas bacterias son facultativas porque alteran este modo de alimentación con el autótrofo.
  • Protozoos: son protistas unicelulares, como las amebas y los paramecios. Estos cazan bacterias, levaduras, algas u otros protozoos pequeños, y los digieren en el interior de la célula. Algunos protozoos, como las euglenas, son facultativos porque alteran este modo de alimentación con el autótrofo.
  • Hongos: todos los hongos son heterótrofos descomponedores que degradan distintas sustancias del ambiente. Algunos son microscópicos, como las levaduras y los mohos, mientras que otros son macroscópicos, como los hongos de sombrero.
  • Organismos planctívoros: animales que se alimentan del fitoplancton (formado por cianobacterias y algas microscópicas) y del zooplancton (larvas, pequeños crustáceos y rotíferos, entre otros). Por lo general, estos animales tienen estructuras especiales para filtrar el agua y retener el alimento. Son ejemplos los bivalvos, algunos peces, los flamencos y algunas ballenas.
  • Organismos piscívoros: animales que comen peces de distintos tamaños. Por ejemplo moluscos, tal como los pulpos y calamares; rayas, tiburones u otros peces carnívoros; pingüinos y aves voladoras que se sumergen en busca de comida, osos u otros mamíferos que viven cerca de los ambientes acuáticos.
  • Organismos folívoros: animales que consumen las hojas de distintos vegetales. Por lo general cuentan con algún mecanismo para poder degradar la celulosa de las plantas. Dentro de este grupo se encuentran muchos insectos, como las langostas, y mamíferos, como los elefantes, koalas y conejos.
  • Organismos frugívoros y granívoros: animales que se alimentan de frutas y granos, tal como algunos roedores y aves. Por lo general, colaboran con la polinización y la dispersión de las semillas. Las frutas maduras también pueden ser descompuestas por hongos, bacterias y distintos gusanos.
  • Animales carroñeros: aquellos que se alimentan de restos de animales muertos, por lo cual no son ellos los que los cazan. Son ejemplos los cóndores, los buitres, las hienas y los chacales.
  • Pequeños carnívoros: aquellos que comen insectos, huevos de aves o pichones, entre otras cosas; por ejemplo, los anfibios y algunos reptiles. Incluso hay mamíferos de mayor tamaño que pueden consumir presas como zorros y algunos roedores.
  • Grandes carnívoros: por lo general son predadores tope de los ecosistemas. Son ejemplos los grandes felinos (leones, tigres, pumas, jaguares), los lobos y zorros, y algunos mamíferos acuáticos como ballenas, orcas, delfines y lobos marinos.
  • Aves rapaces: aves que cazan con sus garras distintas presas, tal como roedores, serpientes, pequeños zorros o cachorros.
Citar contenido:
Organismos heterótrofos (). Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/organismos-heterotrofos/).