Célula animal

Unidad funcional de todos los animales.

¿Qué es una célula animal?

Una célula animal es un tipo de célula eucariota que se considera la unidad funcional de todos los animales. Esta se caracteriza por presentar algunas estructuras ausentes en las células vegetales, tal como lisosomas, centríolos, cilios y flagelos.

A diferencia de las células vegetales, este tipo de célula no posee pared celular, plástidos, ni grandes vacuolas.

Características de una célula animal

Las células animales, al igual que cualquier otra célula, presentan una membrana plasmática que las delimita, un material genético que regula su funcionamiento celular y un citoplasma acuoso.

Dado que son eucariotas, el material genético se encuentra dentro del núcleo y, dentro de su citoplasma, se hallan distintos orgánulos rodeados por una membrana. No obstante, poseen ciertas características que las distinguen de otras células eucariotas, especialmente de las vegetales.

Estas diferencias radican, principalmente, en la existencia de lisosomas y de centríolos de donde surgen los flagelos y los cilios. Además, a diferencia de las vegetales, las células animales no poseen pared celular, plástidos ni una vacuola central.

Lisosomas

Los lisosomas son vesículas características de las células animales. Estos orgánulos son fabricadas por el aparato de Golgi y presentan tamaños variables. En su interior contienen enzimas capaces de degradar proteínas, polisacáridos, lípidos y ácidos nucleicos. También pueden degradar agentes patógenos que han ingresado en la célula.

Estos lisosomas pueden fusionarse con otras vesículas que están en el citoplasma y que almacenan partículas en su interior. Al fusionarse, las enzimas actúan sobre esas partículas y las digieren. Luego, las sustancias de desecho son transportadas al exterior y expulsadas, mientras que las sustancias útiles para la célula ingresan en el citoplasma.

Centríolos

Los centríolos son estructuras tubulares que se encuentran de a pares en las células animales. Estas se localizan en una zona del citoplasma llamada centrosoma, que está cerca de la membrana nuclear. Desde allí salen los microtúbulos que componen el citoesqueleto y forman el huso mitótico antes de la división celular.

A partir de los centríolos también se forman los cilios y flagelos. Casi todas las células eucariotas poseen estas estructuras móviles, a excepción de aquellas que poseen pared celular.

Los cilios son estructuras cortas y numerosas, mientras que los flagelos son más largos y escasos. Sin embargo, su estructura es la misma y permiten el desplazamiento de las células y el movimiento del líquido extracelular.

Partes de una célula animal

Las partes de una célula animal son:

Partes de la célula animal

Representación de la célula animal y sus partes.

  • Membrana celular o plasmática: compuesta por lípidos y proteínas, tiene la función de aislar a la célula del medio que la rodea y protegerla. Se caracteriza por ser una membrana selectiva, es decir que permite el paso de diferentes sustancias, algunas necesarias para que la célula cumpla con sus funciones, y otras de desecho.
  • Citoplasma: medio acuoso donde están contenidos todos los orgánulos que llevan a cabo diferentes funciones de las células y el núcleo.
    • Citosol: parte acuosa libre de orgánulos que contiene sustancias disueltas.
    • Citoesqueleto: red de filamentos que le da estructura a la célula.
  • Ribosomas: estructuras inmersas en el citoplasma, formadas por ARN, que se encargan de sintetizar proteínas. Algunos están adheridos al retículo endoplasmático rugoso.
  • Núcleo: parte de la célula que contiene el ADN.
    • Membrana nuclear: estructura que limita al núcleo y lo separa del citoplasma. Tiene poros por donde los fragmentos de ARN pasan hacia el citoplasma para ser traducidos.
    • Nucleolo: región dentro del núcleo en la que se construyen los ribosomas.
  • Orgánulos: compartimentos limitados por una membrana, encargados de ejercer diversas funciones, tales como la respiración celular y la degradación de sustancias.
    • Mitocondrias: estructuras con doble membrana donde ocurre la respiración celular que permite almacenar la energía proveniente de la glucosa.
    • Retículo endoplasmático: se encarga de sintetizar proteínas y lípidos cuyo destino será, principalmente, el exterior de la célula. Se divide en liso y rugoso, y este último contiene ribosomas.
    • Aparato de Golgi: se encarga de modificar las proteínas y los lípidos, y de empaquetarlos en vesículas para su secreción o transporte.
    • Vesículas: estructuras que almacenan y transportan sustancias; algunas también se encargan de degradarlas.
    • Lisosomas: tipo de vesícula, presente en las células animales, que digiere distintas moléculas (como proteínas, lípidos y carbohidratos) gracias a sus propias enzimas.
    • Peroxisomas: tipo de vesícula que degrada sustancias, especialmente ácidos grasos y otras sustancias tóxicas, a través de las enzimas oxidativas.
    • Centríolos: se encuentran en las células animales, generalmente de a pares. Son estructuras tubulares de las que emergen los microtúbulos que forman el citoesqueleto. También participan en la separación de los cromosomas durante la división celular.

Diferencias entre célula animal y célula vegetal

Si bien las células animales y vegetales comparten muchas de sus estructuras debido a que son eucariotas, presentan diferencias.

Las células vegetales poseen una pared celular bastante rígida, que se encuentra por fuera de la membrana plasmática. En cambio, en las células animales, la membrana está directamente en contacto con el espacio extracelular.

Por otra parte, las células vegetales presentan orgánulos llamados plástidos, que no están presentes en las animales. En particular, los cloroplastos les permiten a las células vegetales elaborar su propio alimento, es decir que son autótrofas. Esto no es posible en las células animales, ya que son heterótrofas.

Otra diferencia radica en la presencia de una vacuola central en las células vegetales: este orgánulo de almacenamiento, que influye sobre la forma de la célula, no está presente en las animales. Por este motivo, las células animales suelen ser más pequeñas que las vegetales.

A su vez, los lisosomas y los centríolos están ausentes en las células vegetales. En estas células, la vacuola cumple la función de los lisosomas y el centrosoma es el encargado de organizar los microtúbulos. Casi ninguna célula vegetal tiene cilios ni flagelos, a excepción de las células sexuales de los helechos y otras plantas.

Citar contenido:
Célula animal (). Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/celula-animal/).