Aminoácidos

Pequeñas moléculas orgánicas que forman parte de la estructura de las proteínas.

¿Qué son los aminoácidos?

Los aminoácidos son pequeñas moléculas orgánicas que forman parte de la estructura de las proteínas y están compuestas por 4 elementos químicos básicos: carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.

La unión entre diversos aminoácidos es lo que genera grupos de péptidos y polipéptidos, es decir, proteínas.

El primer aminoácido fue descubierto en el año 1806 por los científicos Vauquelin y Robiquet, quienes lo llamaron asparagina.

¿Para qué sirven los aminoácidos?

La función principal de los aminoácidos consiste en la síntesis de proteínas celulares.

Individualmente, además, participan en numerosos procesos celulares tipo metabólicos, hormonales, neurológicos, entre otros.

Por favorecer a la producción de óxido nítrico y poseer una composición ácida, algunos aminoácidos poseen propiedades antioxidantes y afectan de buena manera sobre el pH del cuerpo.

Tipos de aminoácidos

Aunque los aminoácidos pueden clasificarse de diversas maneras, suelen dividirse en aminoácidos esenciales y no esenciales:

  • Esenciales: aquellos que el cuerpo humano no es capaz de generar y que obtiene a través de la alimentación.
  • No esenciales: aquellos que el cuerpo humano puede sintetizar para el adecuado funcionamiento del cuerpo. Estos comprenden 10 de los 20 aminoácidos que estructuran las proteínas.

Además, existen los denominados aminoácidos condicionales, los cuales no son esenciales y solo se utilizan en condición de enfermedad o estrés.

Aminoácidos esenciales

Los aminoácidos esenciales son indispensables para las funciones vitales del organismo, por lo tanto deben ser incorporados en la dieta, ya que no son sintetizados por nuestro cuerpo.

Las proteínas que portan casi todos los aminoácidos esenciales son las llamadas proteínas de alto valor biológico.

Existen 9 aminoácidos esenciales. A continuación se detallan sus principales funciones:

  • Histidina: participa en la formación de la hemoglobina, mielina, glóbulos rojos y blancos. Este aminoácido es fundamental para la reparación de tejidos y ayuda a mejorar la libido.
  • Isoleucina: participa en la formación de hemoglobina, en el control de la glucemia y en la reparación del tejido muscular posterior al ejercicio.
  • Lisina: favorece la absorción de calcio, ayuda a formar colágeno para el cartílago y el tejido conectivo, promueve la producción de anticuerpos y reduce los triglicéridos.
  • Leucina: contribuye con el proceso de cicatrización, reduce los niveles de glucemia y participa en formación de hormonas de crecimiento.
  • Treonina: ayuda con la producción de colágeno y elastina, mejora el esmalte dental, corrige el metabolismo de las grasas y evita la formación de hígado graso.
  • Metionina: protege el cabello y las uñas, participa en la digestión de grasas y evita la acumulación de lípidos en los vasos sanguíneos y en el  hígado. También es una gran fuente de azufre.
  • Fenilalanina: es precursor de la noradrenalina en el cerebro, mejora el ánimo, el estado de alerta y contribuye con la memoria, el aprendizaje y la concentración.
  • Triptófano: al ser precursor de la serotonina, ayuda a reducir el insomnio, los estados de depresión y las migrañas. Además, mejora el sistema inmune, contribuye con la liberación de hormonas de crecimiento y puede reducir el apetito.
  • Valina: fortalece la reparación muscular y aumenta los niveles de energía.

Aminoácidos no esenciales

Los aminoácidos no esenciales son generados por el cuerpo humano, por lo cual no es necesario ingerirlos con la alimentación. 

Las funciones de los aminoácidos no esenciales más conocidos son las siguientes:

  • Asparagina: contribuye con el correcto funcionamiento del cerebro, actuando como relajante del sistema nervioso y sintetizando las proteínas musculares.
  • Glicina: optimiza las funciones cerebrales, regenera tejidos y fortalece el sistema inmunológico.
  • Glutamina: contribuye con la salud neuronal, el sistema inmunológico y el digestivo. También posee efectos antioxidantes.
  • Serina: protege las fibras, estimula el sistema inmune y favorece la piel y el cerebro.
  • Taurina: funciona como neurotransmisor, ayuda a la secreción biliar y presión sanguínea, favorece el rendimiento deportivo y ofrece propiedades antioxidantes, por lo cual se utiliza en terapias para abstinencia y ataques epilépticos.

Estructura de los aminoácidos

La estructura básica de un aminoácido comprende una molécula de carbono con 4 posibilidades de enlaces.

Estructura de un aminoácido.

Estructura básica y general de un aminoácido.

Los dos enlaces principales, los cuales otorgan las principales características de acidez, son un grupo amino (-NH2) y un grupo carboxilo o ácido carboxílico (-COOH).

Los dos enlaces restantes poseen un grupo hidrógeno y una cadena que es variable.

Aminoácidos y proteínas

Los aminoácidos por sí solos participan en numerosas funciones en el organismo; sin embargo, se considera que su función principal es la de formar parte de la estructural de las proteínas.

Así, la estructura de cada proteína está constituida por una secuencia específica y genéticamente determinada de aminoácidos, la cual otorga a cada proteína sus principales características y funciones individuales.

Citar contenido:
Aminoácidos (2019). Recuperado de Enciclopedia de Biología (https://enciclopediadebiologia.com/aminoacidos/).